La forma más sostenible de prevenir enfermedades y plagas en el cultivo de hortalizas es desarrollar variedades resistentes. El desarrollo de una nueva variedad solía llevar más de veinte años. Gracias a las nuevas tecnologías, como el cultivo de tejidos, la tecnología de marcadores y la bioinformática, podemos reducir ese periodo a tan solo cuatro u ocho años.

En todo el mundo, los cultivadores de hortalizas producen productos sanos y sabrosos que satisfacen las necesidades del consumidor. Estos profesionales están acostumbrados a trabajar con las posibilidades y los retos que ofrece la naturaleza.

Una parte importante de su trabajo es la prevención de enfermedades y plagas. A veces es necesario utilizar pesticidas para mantener un cultivo sano, pero los cultivadores prefieren que el uso de químicos sea el menor posible. Los tratamientos a menudo requieren energía de la planta e implican costes. Además, hay enfermedades y plagas para las que no se dispone de ningún pesticida, como la hernia de la col (Plasmodiophora brassicae), un patógeno transmitido por el suelo que puede causar graves daños a las brasicáceas, tales como los cultivos de col.

Resistencia natural

La naturaleza a menudo ofrece la solución. Algunas plantas tienen una resistencia natural a las infecciones fúngicas o bacterianas. A veces incluso pueden defenderse ellas mismas de las plagas. A partir de esta útil característica heredada, los cultivadores pueden seleccionar y desarrollar variedades que adquieran esas características resistentes. 
 
Bejo tiene variedades como la col, el pak choi, la col china, la col blanca y la coliflor que son resistentes a ciertas cepas (especies fisiológicas) de la hernia de la col.
 
El cultivo de mejora tradicional es un proceso de selección de las plantas con las características deseadas y el cultivo de cruce de las mismas durante muchas generaciones. Ciertamente, pasarán unos veinte años antes de que una nueva variedad salga al mercado utilizando este método clásico. Las empresas obtentoras modernas pueden hacer esto mucho más rápido. Gracias a las "ciencias de la vida", como el cultivo de tejidos, el uso de marcadores de ADN y la bioinformática, este plazo puede reducirse –según la variedad– a tan sólo cuatro u ocho años.

Empezar en el campo

¿Cómo funciona esto en la práctica? Bejo empieza en el campo. Nuestros representantes visitan diariamente a los horticultores. Son los primeros en notar un brote de una determinada enfermedad vegetal, tal como un hongo, en una región. Si surge algún problema estructural con el cultivo, esto podría ser una razón por la que Bejo iniciaría un programa de mejora de la resistencia a las enfermedades.

Patógenos aislantes

Es importante conocer el patógeno y la variante (especie fisiológica) en cuestión para el cultivo de resistencia. Por ejemplo, en el caso mencionado anteriormente de la hernia de la col hay por lo menos nueve especies fisiológicas conocidas. Estas variantes son a menudo específicas de ciertas regiones o zonas climáticas.
 
El cultivo para resistencia empieza por la identificación de la causa. Nuestros investigadores lo hacen en el Departamento de Fitopatología y Análisis de Contenido. Aíslan el patógeno que luego es cultivado para reproducirlo. Esto da lugar a lo que se llama cepa, que se utiliza para realizar una "prueba de detección de la enfermedad". En otras palabras: infectan una población de plantas. Las plantas que se mantienen sanas son seleccionadas por nuestros obtentores como base para una variedad resistente.

desarrollo de nuevas variedades de hortalizas resistentes

Tecnología de marcadores y bioinformática

En el cultivo de mejora moderno, también investigamos el ADN de las plantas. Nos interesan sobre todo los fragmentos de ADN que son típicos de una determinada característica, los llamados marcadores de ADN. Tan pronto como nuestro Departamento de Tecnología de Marcadores y Genómica conoce el marcador para la resistencia en cuestión, podemos seleccionar mucho más rápido. Entonces ya no tendremos que realizar una prueba de detección de enfermedades, lo que significa que ya hemos ganado un año. Nuestros investigadores sólo necesitan unas pocas células vegetales para producir un perfil de ADN con el fin de determinar si una planta tiene las características deseadas. Esto ya se puede hacer cuando la planta es todavía muy pequeña, lo que también nos ahorra mucho tiempo. 
 
Gracias a la llamada bioinformática, podemos investigar varias resistencias simultáneamente. Los obtentores utilizan pruebas de marcadores selectivos para analizar la resistencia de una población de plantas y luego llevan a cabo más investigaciones sobre las ganadoras. Las pruebas de ADN también permiten el "apilamiento" de resistencias, o el cultivo para la resistencia a tres patógenos diferentes de la enfermedad al mismo tiempo, por ejemplo. Gracias a la automatización y la robotización, nuestros investigadores pueden procesar muestras en grandes cantidades y analizar conexiones complejas.

Cultivo de tejidos y rescate de embriones

Para conseguir la próxima generación de plantas en un corto periodo de tiempo, en el Departamento de Cultivo de Tejidos y Biología Celular utilizamos el cultivo de tejidos y el rescate de embriones. Con estas técnicas podemos propagar una planta seleccionada o acelerar su uniformidad. También podemos aumentar las posibilidades de éxito de una planta cruzada única utilizando técnicas de biología celular. Las variedades antiguas o silvestres pueden tener interesantes características de resistencia, pero a veces son difíciles de cruzar con las variedades comunes utilizadas por los horticultores. En muchos casos, parece que la fecundación ha tenido éxito, pero la semilla de tal combinación no es lo suficientemente fuerte como para germinar y crecer hasta convertirse en una planta sana. A veces es posible cultivar la semilla de una planta cruzada única en condiciones de laboratorio. La planta producida a partir de esta semilla se cruza con líneas de calidad. Tras el cruce y la selección durante varias generaciones, puede surgir una nueva variedad con la característica única de la variedad silvestre y con una semilla capaz de germinar. Bejo ha desarrollado nuevas variedades de cebolla resistentes al mildiú, por ejemplo, la Hylander y Powell, basadas en una cebolla silvestre cruzada.
 
Si después de la selección parece que una planta cruzada tiene potencial, entonces se la somete a pruebas exhaustivas, pues queremos averiguar cómo prospera esta nueva variedad potencial en circunstancias naturales. Bejo evalúa esto primero en sus propias huertas, a menudo en diferentes lugares del mundo. A continuación, llevamos a cabo pruebas prácticas en las huertas de nuestros clientes. Sólo iniciamos la producción de semillas para su introducción como variedad comercial cuando haya quedado claro en la práctica que una nueva variedad aporta valor añadido.

El cultivo de resistencia nunca se detiene

El desarrollo de nuevas variedades de hortalizas resistentes a enfermedades y plagas nunca se detiene. En el campo, los patógenos pueden adaptarse a los cultivos resistentes, lo que puede terminar por afectar a la planta. La resistencia se rompe entonces y los obtentores e investigadores tienen que empezar de nuevo. Se trata de una carrera armamentista. 
 
Además, cada zona del mundo requiere resistencias diferentes. Una col blanca a principios de la primavera, por ejemplo, puede tener un buen rendimiento en Europa del Este, mientras que la misma variedad en el clima tropical húmedo de Asia es sensible a la bacteria Xanthomonas.

Insectos

La variabilidad de las condiciones de cultivo y los cambios en los reglamentos también pueden influir en la demanda de variedades resistentes. La prohibición de un pesticida contra los insectos a menudo provoca un cambio en los niveles de la enfermedad. El daño causado por la mosca de la col puede aumentar el efecto de las infecciones bacterianas o micóticas secundarias. 
 
También prestamos mucha atención a la posibilidad de hacer plantas resistentes a los insectos a través del cultivo de mejora. Se trata de un nuevo y prometedor avance en el cultivo de resistencia.

Métodos de cultivo sostenibles

En Bejo creemos que nuestros escasos recursos naturales merecen protección para que podamos continuar cosechando, no sólo ahora sino también dentro de cincuenta años. Por lo tanto, el desarrollo de variedades resistentes es esencial. En nuestro Centro de Investigación en Warmenhuizen, Países Bajos, estamos constantemente buscando maneras de mejorar aún más los métodos de cultivo. Nuestros obtentores e investigadores trabajan en estrecha colaboración con expertos de varias universidades y durante los ensayos de campo. 
 
Bejo invierte en ciencias de la vida innovadoras, pero la base es y sigue siendo el cultivo natural. Estamos pegados a la naturaleza. Todavía queda mucho por descubrir. Exploring nature never stops .