Aquí tenéis la esperada entrevista a José Ramírez. No os la perdáis.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
La libertad para poder organizar tu trabajo y, sobre todo, la sensación de satisfacción al hablar con agricultores que usan las variedades que le recomendaste y les ha ido bien.

¿Qué te gusta menos de tu trabajo?
Cuando, por algún motivo, la variedad que recomendé al cliente no le fue bien.

¿Dónde te gustaría vivir?
Me hubiera gustado vivir en Estados Unidos; de hecho, es uno de los viajes que espero hacer algún día. España también me gusta muchísimo y la época, no lo dudo, la actual, por todas las novedades tecnológicas.

Cuéntanos una anécdota divertida de estos años trabajando en Bejo
Mi compañero Pedro y yo, fuimos a atender la queja de un cliente y, como era agosto a las 3 de la tarde, nos fue imposible avisarle de nuestra visita.

Llegamos a la parcela y comenzamos a ver la cebolla y el motivo de la queja; mientras tanto, el agricultor desde otra parcela nos vio llegar y, como eran unas horas un tanto raras y no nos conocía, creyó que le estábamos robando.

El agricultor y su hijo fueron donde estábamos Pedro y yo y mientras el padre nos increpaba porque supuestamente le estábamos robando las cebollas, su hijo se montó en nuestro coche y se fue a toda velocidad. Tras unos minutos de confusión y cuando el agricultor nos dejó explicarnos y presentarnos como empleados de Bejo, se disculpó y fue en busca de su hijo y de nuestro coche.

Durante unos 15 ó 20 minutos, Pedro y yo nos quedamos solos en el campo, esperando poder recuperar nuestro coche en perfectas condiciones.

Aunque ese día ni a Pedro ni a mi nos hizo ninguna gracia, ahora, cuando lo recordamos en alguna reunión nos reímos bastante.

¿Practicas algún deporte?
Actualmente practico el tiro con arco, aunque mi verdadera pasión ha sido y será el baloncesto. Durante muchos años lo practiqué a diario, pero desde que terminé la universidad no he vuelto a jugar, sintiendo gran envidia cuando paso por algún polideportivo y veo a gente jugar.

¿Cuál es tu comida favorita?
El cochifrito que hacen en Chillón, mi pueblo, las costillas al Jack Daniel´S del VIPS, las judías con perdiz que hace mi madre y las patatas con costillas que hace mi mujer.

¿Qué tipo de música te gusta? ¿Y tu canción favorita?
Me gusta todo tipo de música menos el reggaetón. En el móvil llevo un poco de todo, ACDC, El Barrio, Michael Jackson, Ed Sheeran, Charlie Puth, Kelly Clarkson, Rozalen… Pero dado que paso mucho tiempo en el coche, mi música preferida en ese momento es la de Linkin Park (In the end) y Metallica (Whiskey in the jar).

¿Qué género cinematográfico es el que más te gusta? ¿Y tu película favorita?
Mi preferido es el bélico sobre la segunda guerra mundial y mi preferida es Hermanos de Sangre (es una miniserie de 10 capítulos). Las de artes marciales también me gustan bastante siendo la mejor, sin duda alguna, la trilogía de Ip Man.

¿Te gustan los animales?
SÍ en mayúsculas. Soy un friki de las aves rapaces. Soy capaz de reconocer en vuelo a cualquier rapaz de la península.

¿Has compartido alguna de tus aficiones con algún cliente o compañero?
No, el tiro con arco es un deporte muy minoritario y aún no he conseguido jugar al baloncesto con Adolfo, que es otro gran aficionado.

¿Cuál es el cultivo que más se compra en tu zona?
La cebolla.

¿Qué cultivo te supone un reto en tu zona?
El espárrago. Tenemos muy buenas variedades y una gran competencia, pero, poco a poco y con gran trabajo, estamos consiguiendo entrar en este mercado.

¿Si fueras un superhéroe, qué poder te gustaría tener?
Ser Superguapo. ¿Qué puede ser mejor que ser superguapo?

¿Dispones de los recursos necesarios para hacer tu trabajo?
Sí, tanto tecnológicos como humanos. Desde que empecé a trabajar en Bejo he estado muy apoyado por todos mis compañeros, que me han resuelto cualquier duda que he tenido.

¿A qué tienes miedo?
El mayor de todos es que les pase algo a mis hijos y familia más cercana.

¿Cómo ves el futuro de la empresa?
Es un hecho que Bejo es una empresa muy grande y que cada año lo es un poco más. Si la filosofía de la empresa que todos hemos conocido se mantiene, el futuro está asegurado.

Soy capaz de reconocer en vuelo a cualquier rapaz de la península.

Entrevistas más recientes: