Bejo celebró sus II Puertas Abiertas de lechuga el miércoles 21 de febrero, donde decenas de visitantes pudieron ver las grandes cualidades de todo el catálogo de variedades, haciendo especial hincapié en Iceberg, con las variedades BE24-149 y Bonnice; en Radicchio con Raffaello, y en Babyleaf con Isabelita.

Los visitantes fueron llegando en una mañana fresca y ventosa, por lo que muchos de ellos fueron informados, bajo resguardo, sobre las nuevas variedades y sus características, las cuales verían a continuación en el campo del cultivo protagonista.

Los técnicos y comerciales de Bejo mostraron el campo de ensayo a todos los visitantes, con un trato excelente, cercano e inmejorable. También se contó con un gran despliegue mediático, destacando la realización de un reportaje audiovisual sobre cultivo ecológico y un especial específico sobre la II Jornada de Puertas Abiertas de lechuga.

En Iceberg, Bejo ha destacado la variedad Bonnice para trasplantes de final de octubre y principios de noviembre, con recolecciones de final de enero y febrero. En Radicchio, la variedad Raffaello permite tener producto fresco en recolecciones de final de marzo y abril, fechas en las que tradicionalmente es más complicado tener radicchio fresco y las empresas se ven obligadas a tirar de producto almacenado. En Trocadero, se subrayaron las características de Sotalis y Antedis, cubriendo todo el programa de producción con un buen comportamiento frente a tip burn y resistencia a Mildiu. En otras tipologías como la Hoja de roble, Be-68 142, cabe destacar el peso y volumen de la variedad, que ofrece un muy buen color y alto grado de resistencias.

La jornada resultó un éxito total, dada la gran afluencia de visitantes, a pesar del frío y el viento, que estuvo presente durante gran parte de la mañana.

El conjunto de las nuevas y coloridas variedades presentadas por Bejo responden tanto a la necesidad de más resistencias para combatir enfermedades como el Mildiu, como a la adaptación al procesado, teniendo en cuenta el auge de la IV Gama.

La jornada resultó un éxito total, dada la gran afluencia de visitantes, a pesar del frío y el viento, que estuvo presente durante gran parte de la mañana. Sobre las 14:00 horas salía el sol y el viento amainó; así se pudo apreciar el espectacular contraste de colores de los cultivos presentados en el campo de ensayo. Posteriormente, todos los visitantes pudieron degustar un menú sabroso e irresistible a base de entradas hortícolas y dos tipos de paella, todo acompañado de un vino de la tierra que resultó exquisito.